Actualidad

Un camino de historias de superación

30/03/2020

La Magic Line es un camino hecho de muchas historias de superación. Son muchas personas las que hacen posible la movilización solidaria y la llenan de esencia: todo el mundo vive su Magic Line, y haciéndolo, la hacen crecer. Paula, por ejemplo, es una chica que a causa de un ictus que tuvo al nacer, ahora tiene hemiparesia izquierda. Este 2020 ha sido el tercer año que ha participado la Magic Line, pero ha sido el primero que no se ha quedado a medias: ¡esta vez la ha terminado y ha podido llegar hasta la Plaza de la Catedral!

Paula hizo el recorrido de 10 kilómetros con su equipo, las Xixareles. "Todas las personas del grupo la ayudaron para que no cayera, y gracias a su ayuda, Paula pudo llegar al final. Estoy muy feliz y muy agradecida a la Magic Line porque con esfuerzo, intentándolo y con la ayuda de su equipo, ella se ha demostrado que lo puede hacer! ", nos explicó la madre de Paula.

Historias como éstas dan fuerza a la Magic Line y una razón de ser. Gracias a la Magic Line y a los proyectos que se pueden llevar a cabo, muchas otras personas que están en una situación vulnerable, como Paula, han podido superarse y mejorar su vida. Por ello, en la Magic Line todas las personas tienen cabida: todos y todas, a través de nuestras acciones, tenemos la capacidad de transformar todo. Y la historia de Paula es un ejemplo más de que en la Magic Line llegamos más lejos porque caminamos juntos.